La Reina Letizia se entera de esto. ¡Ojo a lo que hace Leonor cuando nadie la ve!

Reina Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía

No es un secreto que la Reina Letizia mantiene un control estricto sobre sus hijas. La monarca tiene una protección profunda sobre la princesa Leonor y la infanta Sofía. Una vigilancia que a veces tiene a l Rey Felipe VI que no sabe donde meterse.

Por ejemplo, se conoce que hizo construir unas vallas de dos metros de altura para que nadie pueda verlas desde fuera. Y que también metió mano en menú del comedor. La ex de Televisión Española diseñó una dieta con tal de evitar que sus niñas coman grasas, fritos o excesivos azúcares.

Reina Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía
Reina Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía

Control absoluto

Y ojo, porque cuando son invitadas a las fiestas de sus compañeros la cosa también se complica. Se cuenta en el entorno de la escuela de Leonor y Sofía que en alguna ocasión los guardaespaldas de la monarquía han retirado cintas de vídeo y tarjetas de memoria en algunas fiestas de cumpleaños, con tal de que nadie tuviera una imagen de las pequeñas.

Un control, el de Letizia, que también conlleva algunas prohibiciones. Por ejemplo, explican en el entorno de Zarzuela que Leonor y Sofía tienen limitado el uso de teléfonos móviles y ordenadores en casa. Letizia o quiere que hagan uso de las redes sociales. Y tampoco pueden invitar a sus amigos a las fiestas de cumpleaños. De ahí que en las fotos de las celebraciones por aniversarios salgan solo los cuatro miembros del núcleo familiar.

Toque de queda

Pero hay más. Porque Letizia no les dejaría ver la TV a partir de ciertas horas. Así, no pueden ver programas como Operación Triunfo o MasterChef si no es al día siguiente y en diferido mediante las plataformas digitales.

Sin embargo, Leonor estaría desobedeciendo a su madre, según una infromación sacada a la luz por la revista Lecturas. La pregunta “¿Sabes lo que hace ella por las noches?” tiene respuesta. Y es que el medio afirma que Leonor está enganchada a La isla de las Tentaciones. Una adicción que no gustará nada cuando llegue a Letizia, que prefiere que sus hijas inviertan el tiempo en lecturas, exposiciones, visitas a museos o en asistir a conciertos de ballet. Vamos, la pasión de cualquier niño y niña de 14 años. Pero la de Cristo.