La Reina Letizia no sabe dónde meterse. ¡Sale esto! Y Felipe VI está metido hasta el cuello

Reina Letizia

La semana pasada salió a la luz el libro Letiziala reina impaciente, escrito por Leonardo Faccio.  En él, el autor incluye algunos pasajes de una entrevista realizada a David Rocasolano, artífice del libro Adiós princesa, en el que se revelan algunos secretos oscuros de la ex de Televisión Española. Y atención a lo que le cuenta a Faccio.

La confesión se puede encontrar en la página 124 del libro y el asunto tiene al Rey Felipe VI y a la Reina Letizia sin saber dónde meterse. El escritor se refiere a algunos de los trapos sucios de los actuales Reyes de España.

Reina Letizia
Reina Letizia

Acusación a Felipe y Letizia

«El dinero negro en la Casa del Rey según el primo de la reina no es cosa del pasado ni exclusivo de Juan Carlos. Es parte de la normalidad, un goteo frecuente de empresas privadas que entran en la casa de la familia BorbónDavid Rocasolano asesoró a Letizia 10 años y también al príncipe Felipe. Desmiente la imagen de transparencia, como si los reyes fueran parte de la misma corrupción que manchó la Corona», relata Paccio.

«El príncipe Felipe, según Rocasolano, fue más precavido que su cuñado Urdangarín. Aunque confió en un desconocido. El primo de la reina dice que él guarda comprobantes de cuentas bancarias de Letizia y de Felipe y documentos de cada negocio que hizo con ellos», añade.

La Reina Letizia y el rey Felipe VI | EFE
La Reina Letizia y el rey Felipe VI | EFE

Rocasolano asegura tener pruebas

Una serie de afirmaciones sobre las que Rocasolano tiene algunas pruebas. «Parece inverosímil que a un recién llegado a Casa Real se le confiase una tarea secreta. Pero en la Familia Borbón no hay secretos cuando entras a formar parte de ella. Se entra como se entra en la mafia«, apunta.

«Le pregunté si Letizia sabía de estos negocios y la respuesta fue ‘Si formas parte de una familia es difícil que se te oculte todo. Tarde o temprano se acaba siendo partícipe’. Le pedí ver los documentos y escuchar las grabaciones que incriminan a Felipe y Letizia. Se lo reserva como medida de seguridad. Luego el teléfono quedó mudo. Prefirió callar», concluye Faccio.