La princesa Leonor hunde a su Juan Carlos I con la decisión más dura tomada nunca

Princesa Leonor

La relación de la reina Letizia con su familia política nunca ha sido muy buena que digamos. Sobre todo con los eméritos, don Juan Carlos I y doña Sofía. Nunca ha sentido que el ex Jefe de Estado y su mujer le tengan mucha estima y le vieran como la mujer perfecta para su hijo. Y las tensiones siempre han estado presentes.

Una animadversión que ha crecido con el paso del tiempo, sobre todo hacia su suegro Juan Carlos. Y es que a la monarca nunca le ha gustado tener cerca a personas promiscuas y sospechosas de corrupción. Y los secretos que continuamente salen a la luz del padre de su marido le provocan repulsión.

Juan Carlos y Letizia
Juan Carlos y Letizia

La princesa Leonor se aparta de Juan Carlos I

Pero Letizia no es la única que quiere lejos a Juan Carlos. Cuentan que su hija Leonor empieza a tener la necesidad de alejarse de él.

La princesa empieza a ser consciente de la posición que ocupa. Es decir, que tarde o temprano será la reina de España. Y tiene muy claro el tipo de monarca que quiere ser.

Porque la joven pretende seguir los pasos de su padre, los de la transparencia, la honestidad y la fidelidad. La del respeto al prójimo y al estado español. Y no los de su abuelo, a quién España entera tiene señalado, que tiene investigaciones abiertas en España y Suiza, y que no se sabe si algún día ha llegado a respetar su matrimonio con la reina Sofía.

La decisión más dura

Por eso Leonor habría tomado una de sus decisiones más duras. No quiere que la retraten más al lado de su abuelo.

La princesa Leonor no quiere tener recuerdos de alguien que ha manchado tanto la corona y el nombre de los borbones como el emérito. Y no quiere que los españoles piensen ni por un momento que tiene algo que ver con Juan Carlos.