Felipe VI calla. El problema de la Reina Letizia ¡y va de su higiene!

Reina Letizia

La Reina Letizia es una de esas mujeres que intentan lucir siempre divinas en sus apariciones en público. Y en todos los aspectos. Algunos incluso la llaman la “reina influencer”.

Es sabido que la ex de TVE escoge la ropa que se pondrá cuidando hasta el más mínimo detalle. La esposa de Felipe VI sabe muy bien que muchos estarán pendientes del look con el que aparezca y no se pone cualquier trapito.

Reina Letizia
Reina Letizia

La Reina Letizia desafía al paso del tiempo

También el aspecto físico es algo que Letizia también cuida al milímetro. Las operaciones de cirugía estética a las que se ha sometido la Reina así lo confirman. Se conoce que se ha retocado la nariz, los pómulos, el mentón o las bolsas de los ojos, entre otras operaciones.

Además, se sabe que la esposa del Jefe de Estado se somete a sesiones de bótox de vez en cuando. A veces estas son tan recientes que se le nota a la legua.

Pero eso no es todo. La monarca sigue fielmente una dieta sana y equilibrada, en la que no entran grasas, fritos o azúcares. Todo ello sazonado con las horas que dedica al ejercicio físico para mantenerse en forma y tener un cuerpo firme.

El problema de higiene de la Reina Letizia

Una serie de detalles que algunos apuntan que llega a ser obsesivo por parte de la Reina. Como otro detalle que entre algunos está considerado como un problema. Una manía que Felipe VI calla, pero que corre por los círculos en los que se mueven las infantas Elena y Cristina o los eméritos Juan Carlos y Sofía.

Se dice en este entorno más cercano de la Casa Real, que Letizia en ocasiones llega a ducharse varias veces en un solo día. Sobretodo en los días más calurosos en los que tiene que responder a actos institucionales. A la que nota un poco de sudor no duda en darse un remojón con tal de evitar alguna mancha en la axila o en alguna zona de los vestidos de que luce, así como cualquier atisbo de olor corporal.