¡Escándalo! Shakira no se lo tapa ¡y se le ve eso! Ojo a la foto

Shakira

Los haters de Shakira pasan por ser uno de los colectivos de detractores de celebrities más beligerantes del momento. Han sido muchas las veces que la cantante colombiana ha podido comprobar cómo su nombre acaba siendo motivo de debate sin ella haber hecho nada fuera de lo común.

Ver esta publicación en Instagram

The walk to the stage…

Una publicación compartida de Shakira (@shakira) el

El propósito de los anti-Shakira es muy claro: buscar cualquier excusa o cualquier detalle del físico de la de Barranquilla para ir a por ella. Es por eso que la gran mayoría de veces que la critican lo hacen por su pelo, sus físico, sus pies o su peso.

Una serie de críticas que en los últimos tiempos se han visto tapadas precisamente por halagos. La brutal actuación de la pareja de Gerard Piqué en la Superbowl hace unos días generó tantas buenas críticas que los haters se han quedado en un segundo plano.

Las críticas a Shakira

Seguramente por ello, los detractores de la cantante han optado por rescatar de las redes sociales una de las imágenes más ‘polémicas’ de Shakira. Una foto en la que la críticas se centra en las uñas de la artista.

Ver esta publicación en Instagram

El sueño de todo #shakifan #shakira #dream #fan

Una publicación compartida de Shakira Colombia (@shakiraeb) el

Parece ser que, al menos según la opinión de muchos de sus haters, “Shakira tiene unas uñas que dan asco”. Obviamente la cantante ha optado por quedarse al margen de esta ridícula polémica, pero sus seguidores más fieles sí que han salido en su defensa.

Comentarios como “No hagas ni caso”, “¿Y qué más da cómo tenga las uñas?”, “Sois unos envidiosos”, “Es ridículo que critiquéis a Shakira por las uñas”, “Sois tan patéticas que tenéis que ir a este tan pequeño para intentar dejarle en evidencia” o “Tu ni caso Shakira, que estás preciosa”.

Veremos si en un futuro no muy lejano los detractores de la colombiana prefieren optar por encontrar nuevas vías de crítica o se ciñen a los ‘clásicos’. Visto los visto, cada vez son menos los que les compran el discurso.