«En busca y captura». Susana molina cuenta esto. Sin palabras

Susana Molina volvió a renacer como el ave fénix. La concursante de Gran Hermano probó suerte en el nuevo y exitoso reality de la cadena, La isla de las tentaciones. Entró con pareja y salió soltera. Ahora, tras su éxito, ha aprovechado la plataforma que le brinda Mediaset para crearse un canal. En el narra su día a día y también algunas curiosidades que desconocíamos hasta la fecha.

En el último vídeo ha dejado a todos sus seguidores de piedra al contar que se encontraba durante años en busca y captura. Esta anécdota siempre la explicaba con gracia, pero últimamente se ha convertido en un problema para ella y todos los que han estado a su lado.

Al salir de Gran Hermano a Susana Molina no le interesaban en absoluto y quedaba con sus seguidores a través de una persona externa que le organizaba los eventos. Al cabo de un tiempo empezó a ver algo raro y se pelearon. Había cosas que no le cuadraban. El dinero iba y venía sin razón aparente.

Fue en una fiesta de Año Nuevo cuando todo estalló: «Estábamos en la fiesta y no tenía nada que ver con lo que me había vendido. Yo que soy muy observadora, vi que estaba discutiendo con un hombre y ni corta ni perezosa le pregunté y me dijo que le habían estafado. Cuando vi la historia dije… ‘Es Nochevieja y no me voy a amargar. Me voy'».

Unos días después Susana Molina recibió una denuncia por lesiones de ese señor. «Me llega que este hombre tiene una serie de lesiones y que yo era la culpable. Me denunció».

«Al hacer la denuncia no conseguían localizarme, no sé qué tipo de problema hubo. Una de estas veces me llamaron para ir a un juicio pero no podía ir. Nunca había estado en un juicio ni nada parecido…y al año y medio fui y me hicieron unas preguntas y me fui. Yo pensaba que la cosa se quedaría ahí pero no», explicaba Susana a sus seguidores todavía incrédula con la historia que le tocó vivir.

«No daba crédito a lo que estaba pasando. Estaba de vacaciones con mis amigas y después de una noche de fiesta apareció la policía en mi habitación de hotel diciéndome que estaba en busca y captura», aunque el resultado del juicio fue favorable a la ex gran hermana esta situación se empezó a repetir cada vez que la joven estaba en un hotel: «Empezó a ser desagradable», afirmaba.

Afortunadamente, parece que todo se ha solucionado y desde hace un año Susana no recibe continuamente la visita de la policía: «Parece una tontería pero me trajo muchos problemas. Es un tema que me ha tenido muy preocupada».