¡Cuidado! La última hora de Sara Carbonero (y no es buena) que deja a España en shock

Sara Carbonero

Iker Casillas se encuentra inmerso en su carrera por la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol. El esposo de Sara Carbonero, que confirmó su candidatura hace unos días, anda trabajando en busca de apoyos y aliados para vencer a Luis Rubiales.

Un Iker que esta semana se reunirá con Irene Lozano, secretaria del Consejo Superior de Deportes. Y es que el mera ha visto movimientos en la sombra que no le han gustado un pelo.

Por ejemplo, se conoce que en las últimas semanas  Lozano se ha visto hasta en tres ocasiones con Luis Rubiales y con Javier Tebas. Encuentros tras los cuales se han producido algunos movimientos sospechosos en el CSD.

Movimientos que levantan sospechas

Por ejemplo, el subdirector general de régimen jurídico del CSD Ramón Barba fue destituido. O se redujo el periodo electoral, que adelantó las elecciones a este mes de marzo.

Un panorama que tiene a Iker Casillas bastante nervioso y a punto de mover ficha. Casillas sabe que la presidenta del CSD está recibiendo muchas presiones para favorecer a Luis Rubiales y que ello puede condicionar el desarrollo de los acontecimientos.

Iker Casillas quiere “juego limpio”

Así, el ex capitán del Real Madrid y de la Selección Española se reunirá con Lozano para pedirle “juego limpio” en los comicios que están por venir.  Y no solo eso. Cuentan que el marido de Sara Carbonero quiere evitar el adelanto de las elecciones con tal de ganar tiempo y presentar una candidatura con más garantías de las que tiene actualmente.

Porque al de Móstoles no le salen las cuentas. De los 71 votos que apunta la Asamblea que necesitaría Casillas, solo cuenta con algo más de 30. Y ojo, porque apuntan que existen resquicios legales que impedirían el mencionado adelanto.

Un asunto del que está muy pendiente Sara Carbonero, pues a ella también le repercute lo que ocurra con su marido. El que Iker pueda ganar las elecciones abre la posibilidad de que Sara vuelva a Madrid, y no sueña con otra cosa desde hace meses.