Cristina Pedroche y David Muñoz “arruinados” por culpa de StreetXO London

Cristina Pedroche no ha parado durante la cuarentena aunque no ha salido de su piso de 130 metros cuadrados ubicado en el barrio madrileño de Embajadores. En el recibidor de su casa ha realizado los entrenamientos de yoga aconsejada por su entrenadora personal, sin embargo esta semana, con la llegada de la fase 1, por fin ha podido recuperar su rutina. La colaboradora es uno de los rostros más cotizados de la pequeña pantalla y en redes sociales, por este motivo muchas marcas están encantadas con que Cristina Pedroche las represente. 

La mujer de David Muñoz está todos los días en los medios de comunicación y por eso cuida mucho su forma física. Intenta seguir una serie de rutinas para estar siempre perfecta. La colaboradora cuida sus piernas y más durante la llegada del verano donde ya luce los primeros vestidos cortos. Pedroche ha bailado en las instalaciones de Zapeando con looks muy veraniegos y por supuesto sus sandalias de Ipanema. 

Ahora gracias a sus increíbles piernas también se ha convertido en embajadora de la nueva Silk-epil 9 flex, de Braun. «Me encanta cuidarme, la verdad. No puedo dormirme si no me he limpiado bien la cara. A diario llevo una rutina de limpieza e hidratación en mi casa, pero también me gusta ir 1 o 2 veces al mes a hacerme limpiezas en profundidad a mi centro de estética. También tomo vitaminas diarias para fortalecer el pelo y las uñas». 

Tras su sonrisa y sus éxitos Cristina Pedroche tiene un grave problema. La colaboradora invirtió una gran suma de dinero en los negocios de David Muñoz. La madrileña es socia de los restaurantes XO. DiverXO y StreetXO en Madrid y StreetXO London.

Debido a la actual crisis sanitaria están teniendo demasiados problemas y es que el sector de la hostelería ha sido y es uno de los grandes perjudicados. Durante estos dos meses han tenido que permanecer completamente cerrados sin ningún ingreso. Solo gastos. Lo mismo ha sucedido en Londres.

Con el desconfinamiento algunos restaurantes han abierto sus puertas pero son los mínimos, ya que solo pueden hacer uso del servicio de terraza y con menos mesas de las habituales. Este tipo de restaurantes no cuentan con mesas en una terraza y por este motivo, como más del 50% permanecen cerrados. Incluso en fase 2.

Cristina Pedroche y David Muñoz invirtieron gran parte de sus ahorros para hacer frente a StreetXO London y éste restaurante les está saliendo demasiado caro. Todavía no habrían rentabilizado la inversión. No tiene tanta afluencia de personas como esperaban y ellos no pueden con tanto. Muchos fines de semana viajan a Londres, pero a veces se les hace imposible. «Arruinados», escriben en redes sociales. Algunos les recomiendan cerrar uno de los sueños de David Muñoz, pero la pareja no se da por vencida.