¡Acaban con Lydia lozano! una menos en Sálvame

Sálvame sabe como tocar el punto débil de sus colaboradores y en Lydia Lozano es muy fácil conseguirlo. La tarde del pasado martes 26 de mayo no podía acabar peor para la tertuliana. La periodista se ha derrumbado en directo, por enésima vez.

Kiko Hernández regresó a Sálvame tras dos meses de confinamiento y lo hizo con una sorpresa que no iba a gustar a nadie. Estaba dispuesta a remover el pasado de los colaboradores. En el caso de Lydia Lozano tuvo que volver a verse las caras con Ylenia Carrisi.

El programa quiso hacer público el último polígrafo al que se sometió Lydia en aquella época y las preguntas que le hicieron en su momento. Cada vez que se habla de este tema Lydia Lozano se pone muy nerviosa hasta tal punto que acaba llorando.

En esta última ocasión la tertuliana amenazaba a la dirección del programa con marcharse para siempre del espacio «por mi salud». Entre sollozos ha dicho “no quiero escuchar. Durante esta etapa yo me quedo en casa, me confino y ya está».

Lydia Lozano ama su oficio y a sus compañeros, por este motivo es evidente que este tema le hace sufrir. Es la primera vez que se ha puesto tan seria y esta vez parece que sí que está dispuesta a dejarlo todo. Una situación que ella cree “que no me lo merezco, no se le ha hecho esto a ningún periodista en este país”. Lydia Lozano quiere apartarse de este show.

Lydia se siente dañada y traicionada y piensa que se está tirando por tierra su profesionalidad. “Me voy a mi casa y si queréis me echáis. Somos números pero yo ya no, ya he pagado mucho. No quiero escuchar. Durante esta etapa yo me quedo en casa, me confino y ya está”. Además no ha dudado en decir que “no confío en el programa, no os habéis portado bien conmigo”.